Siguen los compromisos en este ajetreado mes para el Recoletas, que recibirá el sábado a las 16:30 horas en Huerta de Rey al Club Cisne BM (J12, La8 CyL Valladolid y LaLiga Sports TV). Los pucelanos invictos en noviembre con cuatro puntos sumados de seis, afrontan esta cita con el máximo respeto a un oponente que llegará herido y necesitado de puntos.

El cuadro pucelano, con lógico desgaste físico por la corta plantilla y los cuatro choques consecutivos que lleva a cuestas (3 de Liga Plenitude ASOBAL y 1 de Copa del Rey) este noviembre, tratará de dar el do de pecho para culminar estas frenéticas dos últimas semanas añadiendo más puntos a su casillero. Sin nuevas altas y las mismas cinco bajas, el entrenador David Pisonero tratará nuevamente de exprimir al máximo su rotación y seguir apelando al bagaje táctico, control del ritmo y la pizarra para crear situaciones de ventaja para sus hombres.

Una vez concluida la jornada intersemanal 11, el Recoletas que empató en Pamplona ante Helvetia Anaitasuna (29-29) el pasado martes, se mantiene en la 10ª posición con 9 puntos y no sale derrotado desde la visita del imbatible Barça en la J8. Con la intención de seguir subiendo puestos en la clasificación, los gladiadores azules tratarán de sumar como locales su segunda victoria en Asobal ante el Cisne Club BM, ya que solo hay un precedente entre ambos en máxima categoría que se saldó con 29-26 favorable en plena pandemia.

Por su parte, el cuadro gallego alcanza su cita en tierras castellanas en dinámica negativa, propiciado en parte por la plaga de lesiones que ha sufrido en jugadores como Marko Ojeda, Gabriel Cavalcanti o Iván Calvo, entre otros. Eso le ha restado opciones de sumar puntos y el Cisne presentará en una hoja de ruta en Huerta del Rey con cinco derrotas consecutivas en liga, la última ante el Bathco Torrelavega en casa (31-35), más la eliminación en la R2 de la Copa del Rey (24-32) frente al Ángel Ximénez Puente Genil.

A pesar de su mala racha, su buen inicio de liga con victorias ante TM Benidorm, Blendio Sinfín y en pista del REBI BM Cuenca, le mantienen fuera de la zona de descenso directo, 14º con 6 puntos. En cuanto a su plantilla dirigida por Javier Márquez, el equipo pontevedrés basa su juego ofensivo en el mejor anotador de la competición, el central hispano-estadounidense Alexandre Chan, 79 tantos en 11 partidos, y en el extremo derecho Carlos Álvarez, que atesora más de 4 goles de promedio.

En la previa celebrada hoy, el guardameta del Recoletas Atlético Valladolid, Yeray Lamariano, desgranaba en primer lugar las virtudes del rival del sábado, “Cisne es un equipo muy joven, que no está cosechando buenos resultados pero es peleón, no baja los brazos nunca y su gente es muy luchadora. Tiene un estilo parecido al nuestro, juegan cerca de la defensa, con jugadores muy habilidosos que van a requerir que estemos muy juntos en defensa y con un jugador por encima del resto que es Álex Chan, al que conozco de su época en Plata y de su año en Asobal y es un jugador que marca diferencias porque asume responsabilidades y se echa al equipo a la espalda. Pero no puede jugar solo y hay otros compañeros que hacen el trabajo sucio”, explicó el jugador vasco.

Lamariano valoró de esta forma la buena trayectoria reciente del equipo pucelano, “estamos contentos pero conscientes de que está siendo complicado estar invictos en este mes ya que ha sido con resultados muy ajustados y los pequeños detalles nos han beneficiado, pero esto puede cambiar así que hay que seguir concentrados y trabajar para que nuestros argumentos se sobrepongan a los del contrario. Es tan complicado puntuar en esta liga tan igualada que cualquier detalle desequilibra la balanza. Tenemos que afrontar estos partidos que nos restan como el de Logroño, para ganarlos, como fuimos a Irún o como cuando venga el Ademar, no afrontamos ningún partido con planteamientos diferentes”, subrayó.

El jugador valoró como “muy positiva” la relación que mantiene con su compañero de portería César Pérez, al que alabó por su actuación en Pamplona “sale con molestias en los últimos minutos y gana el partido, para un penalti y un contraataque y para muchos marcó la diferencia”, indicó.

Para concluir, Lamariano fue cauto a la hora de mirar a la parte alta de la clasificación, aunque no quiso restar ilusión para el futuro inmediato, “no hay que cortar la ilusión porque es la gasolina y el motor que hace que vengamos a entrenar a tope todos los días. Pero el de Cisne es un partido que hay que ganar y un rival al que hay que recibir con respeto y tenerlo también al día a día, con calma por si tenemos que volver a reformular los objetivos”, señaló.