Al Recoletas Atlético Valladolid se le escapó el partido ante el Bidasoa Irún en los últimos tres minutos. Los gladiadores azules cayeron en Artaleku (28-25) después de un magnífico encuentro que se empañó solo en esos momentos decisivos con un par de errores que el Bidasoa Irún no desperdició. Segunda derrota consecutiva de los vallisoletanos, que ese mismo martes viajarán a Barcelona para enfrentarse al líder, el Barça Lassa.

Lo más positivo es que el Recoletas Atlético Valladolid cambió totalmente de cara para competir de tú a tú ante un rival que está firmando una gran temporada. Los de David Pisonero rindieron a un gran nivel durante todo el choque y solo sus propios errores, algunas pérdidas y malos pases, decantaron finalmente la balanza en su contra. Los locales castigaron cada error con una contra o un gol y este fue el detalle decisivo de un partido tremendamente igualado en el que los gladiadores merecieron mucho más.

Los de David Pisonero recuperaron su alegría ofensiva, con muchas opciones, más jugadores en sintonía, un juego más dinámico y con continuidad, y generando lanzamientos. Pero la mayor mejoría llegó atrás. El 5-1 con Nico López, flexible para convertirse en 6-0, desbarató el ataque del Bidasoa Irún y solo esos mínimos errores en los minutos finales permitieron a los locales llevarse la victoria.

En la primera parte los vallisoletanos salieron con mucho desparpajo y gran concentración para conseguir frenar al Bidasoa Irún. La defensa de los gladiadores azules mejoró con respecto al anterior partido y logró atascar el ataque de los irundarras. Además, los de David Pisonero se mostraron tranquilos en ataque, bien posicionados, con pocos errores y haciendo llegar balones a los extremos y al pivote con asiduidad.

Así, sin depender tanto de los centrales el Recoletas fue por delante en el marcador prácticamente todo el primer tiempo, logrando incluso ventajas de hasta 2 goles (5-7, minuto 15) y 8-10 (minuto 23), aunque Bidasoa Irún siguió en el partido sin perder el rastro. El descanso llegó con una mínima ventaja para los vallisoletanos (12-13) fruto de ese buen juego de los visitantes. En la recta final destacó el acierto en el lanzamiento exterior de Rudy Seri, con 4 goles, después de muchos errores anteriores. Abel Serdio (3 goles) y Manu García (4 goles desde el extremo) fueron los más destacados en el Recoletas. 

Mención especial se merece Álvaro Martínez, que ante la ausencia de Roberto Turrado, pudo viajar con el equipo, jugar bastantes minutos en el pivote y anotar su primer gol en la Liga Asobal en esta primera mitad.

En la segunda parte, Bidasoa Irún mejoró su aportación en ataque y el encuentro comenzó a decantarse para el lado local (19-17, minuto 39). Los gladiadores azules aguantaron bien, manteniendo una defensa intensa y haciendo daño con su continuidad, pero varios errores, sobre todo pérdidas, evitaron que los vallisoletanos estuvieran por delante de nuevo.

Con el 20-18 del minuto 40 Pisonero pidió tiempo muerto pero sus protestas provocaron su exclusión. Incluso así, el Recoletas volvió a meterse en el partido (20-20, minuto 44) con un gol de Héctor González y una parada de Carlos Calle. Rubén Río, con tres goles consecutivos desde el exterior mantuvo el equilibrio (23-23, minuto 53) con un Atlético Valladolid que tuvo varias ocasiones para ponerse por delante, algo que logró con un tanto de Diego Camino (23-24, minuto 55). 

Sin embargo, a partir de ahí varios errores (dos pérdidas en pases) y un par de decisiones arbitrales muy protestadas por los vallisoletanos condenaron a los gladiadores. Diego Camino, de nuevo anotaría el empate (25-25, minuto 57), pero un 7 metros de Sergio de la Salud y un contrataataque anotado tras un mal pase de Adrián finiquitaron el choque (27-25) a falta de minuto y medio. Al final 28-25 y una sensación amarga porque el Recoletas Atlético Valladolid mereció mucho más. 

FICHA TÉCNICA

Bidasoa Irún (28): Rangel Luan Da Rosa (portero, 3 paradas), Iñaki Cavero (2), Mikel Zabala (1), Iñigo Aldaba (-), Kauldi Odriozola (5, 1p), Iker Serrano (-), Xoan Manuel Ledó (portero, 6 paradas), Esteban Salinas (4), Paco Barthe (1), Sergio de la Salud (2, 1p), Leo Renaud (1), Rodrigo Salinas (5), Jon Azkue (-), Thomas Tesoriere (-), Rudy Seri (7, 1p).

Recoletas Atlético Valladolid (25): Diego Camino (2), Nico López (-), Héctor González (1), Dani Pérez (2), Adrián Fernández (2), Rubén Río (6), César Pérez (portero), Carlos Calle (portero), Abel Serdio (4, 1p), Álvaro Martínez (1), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez (-), Gastón Mouriño (-), Miguel Camino (1), Manu García (5), Víctor Rodríguez (1).

Parciales cada 5 minutos: 1-2, 3-4, 5-6, 7-8, 10-10, 12-13 -descanso- 16-16, 19-18, 20-20, 22-22, 23-23, 28-25 

Árbitros: Andrés Peñaranda y Jose Antonio Yagüe. Excluyeron a Nico López (15’), Roberto Pérez (17’), Thomas Tesoriere (18’), Leo Renaud (33’), David Pisonero (40’), Kauldi Odriozola (59’)

Pabellón: Pabellón Artaleku (Irún). 17ª jornada de Liga Asobal. 1.700 espectadores.

David Pisonero, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, valoraba así el encuentro:

“Un partido bonito de ver para el espectador. Además estoy orgulloso de mis chicos porque necesitábamos recuperar sensaciones que no tuvimos en Huerta del Rey y fuera hemos jugado a un gran nivel”.

“El partido ha ido como queríamos tácticamente, nos adaptamos bien, muy fluidos, con mucha continuidad, pocas pérdidas, efectividad a puerta bien… pero al final dos detalles decantan el partido para Bidasoa. El objetivo era competir y lo hemos cumplido”. 

“El choque ha ido como preveíamos, muy lineal, con las rotaciones previstas, sin mucho cambio, es verdad que hemos estado cómodos en el campo. Hasta el minuto 58 en el que se ha notado el cansancio, ha habido un par de acciones arbitrales discutidas. Quizá estábamos jugando muy al límite ya, en este tren de partido, con su rotación, con jugadores de su calibre, hemos llegado escasos de combustible y el cansancio mediatiza mucho. Pero creo que si nos hubiéramos llevado algún punto de aquí no hubiera sido ninguna sorpresas”.

 

FOTOS: ARRATE MORALES