El Recoletas Atlético Valladolid ha celebrado una charla formativa y participativa orientada al buen trato hacia infancia y adolescencia que ha tenido lugar en el Centro Municipal José Luis Mosquera. A la misma, acudieron directivos y entrenadores de la cantera y del equipo de Liga Sacyr Asobal, así como varios jugadores de la primera plantilla. La conferencia fue impartida por el delegado de protección a la infancia de la entidad de balonmano pucelana, Antonio Rodríguez.

Con este acto, el Recoletas Atlético Valladolid, que ha sido pionero en su modalidad deportiva en implantar una política de protección a infancia y adolescencia, sigue poniendo de manifiesto su compromiso hacia el citado ámbito, para cuyo desarrollo ha trazado una estrategia propia y diseñado un protocolo de actuación.

Además en esta iniciativa, se enfatizó el importante papel del entrenador, como referente cualificado para poder comunicar y denunciar una situación de maltrato o violencia hacia el menor, así como su rol como guía de los jugadores de base. Saber escucharles y la necesidad de crear normas que les hagan sentirse queridos, fueron otros conceptos que se expusieron en la cita.

Por otra parte, se trasladaron técnicas y claves, entre otras, para detectar y afrontar situaciones de riesgo hacia los menores y se puso de manifiesto la necesidad de generar un espacio sano, protegido y de buen trato, en un ámbito en el que ellos se sienten muy seguros como es el deporte.

El delegado de protección a la infancia del Recoletas Atlético Valladolid valoraba el desarrollo de la actividad, “durante la charla hemos pretendido colaborar con nuestros técnicos y directivos para lograr un enfoque más adecuado respecto a los elementos clave que contribuyen a mejorar el buen trato a la infancia, algo que ya se viene aplicando en las categorías inferiores al club. Hemos dialogado sobre conceptos como buen trato, referentes, infancia, violencia, contexto protector… desde todos los puntos de vista, sin olvidar el compromiso que como institución y como personas asumimos con las personas menores de edad, sus familias y la sociedad en general”, explica Antonio Rodríguez.