El Recoletas Atlético Valladolid ha enviado hoy una carta a sus abonados en la que detalla la situación actual del club después de los últimos acontecimientos provocados por la crisis sanitaria del coronavirus.

El club ha querido resaltar la incertidumbre que rodea al equipo en estos momentos después de la suspensión definitiva de la Liga Sacyr Asobal y la preocupación que existe por las consecuencias que esta cancelación ha producido en la situación deportiva, en la plantilla del primer equipo, en los patrocinadores privados y públicos y en los propios abonados.

Ante todas estas circunstancias la directiva del Recoletas Atlético Valladolid se compromete a seguir adelante y “luchar con esfuerzo, trabajo e ilusión”, explican en la carta, y también reconoce que “sin los abonados y su ayuda y colaboración en todos los ámbitos, no será posible”.

El texto completo de la carta es el siguiente:


Muy apreciados/as abonados/as:

Todos los que formamos parte de la familia del Recoletas Atlético Valladolid deseamos que vuestro entorno más cercano se encuentre a salvo de los efectos de la pandemia.

Nos dirigimos a vosotros/as una vez que se ha producido la cancelación definitiva de la Liga Sacyr ASOBAL 2019-2020 y a pesar de que aún existen multitud de incertidumbres acerca del futuro que le espera a nuestro deporte y a nuestro querido club. Hasta el momento habíamos publicado algún vídeo, nota de prensa o entrevista en los medios en la que mostrábamos nuestra preocupación en varios aspectos pero ahora queremos compartirlo con vosotros de primera mano. 

La suspensión de la competición ha provocado la pérdida de ingresos por taquilla, derechos televisivos y patrocinios publicitarios que figuraban en presupuesto del club para esta temporada. Por contrapartida, la aprobación del ERTE solicitado para la totalidad de la plantilla ha permitido disminuir parte de los gastos incluidos en dicho presupuesto. Aún así, el saldo resultante por la cancelación de este 36% de la competición es negativo y el cierre presupuestario será deficitario al sumar las pérdidas resultantes de la organización de la XXX Copa ASOBAL así como la eliminación de la Fase Final de la Copa del Rey.

Como habréis comprobado, la parcela deportiva se ha congelado en lo que a renovaciones y nuevas contrataciones se refiere. Desde la fundación del Club hemos mantenido una prudencia presupuestaria que ahora no podemos abandonar, más aún con las incógnitas que nos acechan. Aún no tenemos seguridad acerca de la asistencia de público a nuestros partidos de la próxima temporada con lo que esta situación puede provocar a nivel de ingresos pues los abonados habéis venido soportando alrededor del 30% del presupuesto anual del club.

En el apartado de patrocinios tendremos muchas más dificultades que las que ya soportábamos en pasadas temporadas pues, a pesar de que Recoletas nos seguirá apoyando, las aportaciones de nuestros patrocinadores estarán condicionadas por la situación económica que vamos a soportar en el futuro cercano.

El panorama en las administraciones no es menos preocupante pues estamos acercándonos al ecuador del ejercicio y aún no hemos recibido cantidad alguna desde Ayuntamiento, Diputación y Junta de Castilla y León por las actividades de 2020. En algunos casos, aún está sin firmar el convenio o sin publicar la convocatoria de subvención. 

Esta situación no va a permitir que el club pueda reembolsar cantidad alguna a sus abonados por el porcentaje de competición no disfrutado. No nos queda otra opción que establecer a cambio algún tipo de compensación en el abono de la próxima temporada y que estará alineada con la disponibilidad presupuestaria una vez que podamos concretar las partidas de ingresos.

El compromiso de esta Junta Directiva es luchar contra esta situación como hemos hecho siempre, con esfuerzo, trabajo e ilusión pero sin vosotros/as y vuestra ayuda o colaboración en todos los ámbitos, no será posible. 

Gracias por vuestro apoyo pasado, actual y futuro. Os enviamos nuestro más sincero deseo de salud y confiamos en vernos pronto por Huerta del Rey.