El Viaje al País de Sinictus se cerró hoy, Día Mundial del Ictus, con una comida solidaria celebrada en La Parrilla de San Lorenzo de Valladolid en la que todo lo recaudado irá destinado a la investigación sobre el ictus que se realiza a través del Programa de Ictus del Hospital Clínico Universitario de Valladolid y la Universidad de Valladolid. 

El Recoletas Atlético Valladolid ha sido uno de los promotores de esta actividad junto al Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid y el Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León. Durante los últimos seis meses este programa divulgativo ha tratado de concienciar y mejorar la prevención del ictus a través de la educación sanitaria de los más jóvenes, con énfasis en la alimentación saludable y en el ejercicio físico.

Para cerrar esta actividad hoy se realizó una comida solidaria ‘Prevenir para vivir’ en el Restaurante La Parrilla de San Lorenzo, a la que han acudido unas 150 personas y que ha recaudado 4.265 euros, con personalidades relevantes de la política local, regional y nacional. A la comida asistieron, entre otros, la Consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, y miembros de su equipo directivo; Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León; o Ana Pastor, exministra y expresidenta del Congreso, y ahora candidata para las próximas elecciones.

También han acudido el doctor Juan Francisco Arenillas, responsable de la Unidad del Ictus del Hospital Clínico Universitario, y uno de los promotores de esta actividad. “El ictus es una enfermedad devastadora para la persona que lo sufre y su familia”, explicó el doctor durante la presentación. “Es la segunda causa de muerte, la primera en la mujer y la causa más importante de discapacidad en adultos. En Valladolid tenemos 1.200 pacientes nuevos cada año, con un 4% de la población. Es una amenaza para todos, uno de cada seis personas estamos amenazados para sufrir un ictus”, desveló Arenillas. “Lo positivo es que la neurología ha avanzado mucho, con tratamientos más eficaces, sistemas de código Ictus, las Unidades del Ictus, atención neurológica, tratamiento trombolítico, y últimamente el tratamiento endovascular, que consiguen resultados extraordinarios salvando muchos vidas y muchos cerebros”.

El doctor Arenillas también quiso destacar la importancia de la Comida Solidaria de hoy y el proyecto Viaje al País de Sinictus: “Lo que se ha conseguido hoy, reuniendo a tantas personas, refleja la solidaridad, la ilusión y el apoyo de toda la sociedad vallisoletana, que se ha volcado con esta causa, y que demuestra la importancia de este problema”.

Y también agradeció a todos los implicados en esta actividad: “Muchas gracias a todos los que han organizado esta comida, a La Parrilla de San Lorenzo; a todos los que han participado en el Viaje al País de Sinictus, como el Recoletas Atlético Valladolid, con el que todo empezó hace un año; y a todos los patrocinadores”.

Por último, Juan Francisco Arenillas quiso hacer un llamamiento a la unidad de toda la sociedad para luchar contra esta enfermedad. “Es un reto y un desafío tremendo pero solo lo resolveremos si vamos todos juntos de la mano. La desinformación y la visión a veces negativa de las cosas no ayuda, por eso hay que destacar el apoyo positivo institucional para que Valladolid sea referente nacional en la lucha contra el ictus. Queda mucho por hacer pero los problemas están identificados. Con el nuevo equipo de la Consejería de Sanidad hemos tenido una actitud de diálogo, receptividad, disponibilidad para ayudar e ir todos juntos a superar las carencias que todo desarrollo del proyecto tiene. Muchas gracias también a la Consejera de Sanidad por su presencia y por su ayuda”. 

Estuvieron también en esta comida solidaria el jefe de servicio de Neurología del Hospital Río Hortega; el equipo de investigación del Ictus de la Universidad de Valladolid; el gerente regional de Asistencia Sanitaria y la directora de Profesionales de Sacyl; el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, y Francisco Fuentes, jefe de Servicio, Deportes y Promoción Agroalimentaria de la Diputación de Valladolid, institución patrocinadora de la actividad a través de Alimentos de Valladolid; José Antonio Otero, concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Valladolid; Mercedes Martín, delegada del Gobierno en Castilla y León, y Emilio Álvarez, subdelegado del Gobierno en Valladolid. 

Por su parte, el Recoletas Atlético Valladolid estuvo representando por su presidente, Mario Arranz; la encargada de Responsabilidad Social del club, Ana Solana; el entrenador del equipo de Liga Asobal, Óscar Ollero; el segundo entrenador, Óscar Perales, y varios jugadores de los gladiadores azules como Diego Camino, Roberto Pérez y Arthur Patrianova. “Estamos muy orgullosos de participar en este proyecto porque se ha convertido en nuestro proyecto social de referencia”, dijo Mario Arranz en la presentación. “Este ha sido el proyecto social más importante por su impacto, como la reciente nominación como finalistas del Premio Constantes y Vitales de La Sexta. Esto habla de la magnitud del proyecto. Esperemos que haya servido de ayuda para impulsar la imagen de la Unidad del Ictus del Hospital Clínico de Valladolid como referente a nivel nacional para el tratamiento de esta enfermedad”.

También acudieron la presidenta de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Valladolid, María José Hernández, y varios representantes de la restauración de Valladolid como La Parrilla de San Lorenzo, Don Bacalao, La Garrocha, Maryobeli, Asador Carlos, Los Zagales y La Viña de Patxi, entre otros.

El proyecto Viaje al País de Sinictus ha servido para la difusión de la prevención del ictus a través de la educación sanitaria de los jóvenes, a través de una alimentación saludable y el ejercicio físico. Los más pequeños han actuado como mediadores sociales -influencers- para intentar incorporar en toda la familia el estilo de vida más adecuado para prevenir las enfermedades cerebrovasculares. Viaje al País de Sinictus se ha desarrollado con actividades durante todo el año como la realización de eventos educativos en el marco de encuentros de balonmano escolar, y una activa difusión y elevada participación a través de redes sociales. Este proyecto ha contado con el apoyo de los principales representantes de la sociedad vallisoletana, a los que el club y el Hospital Clínico Universitario agradecen su apoyo a través de su patrocinio y donaciones. 

El ictus es una enfermedad neurológica muy prevalente y que tiene unas consecuencias devastadoras tanto para las personas que lo sufren como para sus familias y la sociedad en su conjunto. En nuestro país representa la segunda causa de mortalidad (primera en la mujer) y la primera causa de discapacidad en las personas adultas, lo que implica una enorme repercusión socioeconómica. Se calcula que una de cada seis personas en España (una de cada cuatro en el mundo) va a sufrir un ictus a lo largo de su vida. Todos estamos amenazados, ya que el ictus golpea a personas de cualquier grupo de edad, sexo o condición socioeconómica. Uno de cada tres ictus en nuestro país suceden en personas en edad laboral. Por eso el lema del día del ictus de este año es “Que no te toque a ti”, que quiere enfatizar la importancia de la prevención de la enfermedad cerebrovascular. En este sentido, se observa en los últimos años un preocupante incremento del número de ictus en pacientes jóvenes, en la cuarta y quinta décadas de la vida. Para lograr frenar al ictus se hace necesario incrementar el nivel de alerta de la población en cuanto a la detección y control de los factores de riesgo cerebrovascular desde los primeros años de la vida.