El Recoletas Atlético Valladolid sumó un nuevo título en el Torneo Diputación Alimentos de Valladolid tras derrotar al Quabit Guadalajara (37-30) en la quinta edición de este encuentro que hoy se celebró en la localidad de Arroyo de la Encomienda.

Los de David Pisonero firmaron un partido muy serio, pese a ser pretemporada, y se mostraron mucho más rodados que su rival, dejando muy buenas sensaciones tanto en defensa como en ataque. Los tres partidos de la semana anterior en Francia, muy exigentes en lo físico, sirvieron para que el Recoletas Atlético Valladolid se llevará la victoria de forma muy cómoda y el equipo sumara su quinto título del Torneo Diputación Alimentos de Valladolid.

El choque sirvió además para que pudiera verse la firma de David Pisonero, recién llegado al banquillo del Recoletas. Su equipo jugó a un ritmo altísimo, con gran intensidad, rapidez y llevando siempre la voz cantante. Pisonero utilizó a todos los jugadores disponibles (Roberto Turrado y Robin Dourte no jugaron, y Arthur Patrianova solo pudo jugar diez minutos), rotando continuamente el banquillo y sin dar respiro a un Quabit Guadalajara que se fundió en la segunda parte. Por ello, el choque se fue a muchos goles, pero los vallisoletanos aguantaron y fueron más fuertes. El nuevo entrenador también empleó con más frecuencia la defensa 5-1, que puede ser de nuevo una seña de identidad de este Recoletas en la segunda vuelta de la Liga ASOBAL. 

El Recoletas salió muy fuerte al partido desde el comienzo y pudo pronto hacer brecha en el marcador (6-1, minuto 9). Una ventaja que supo administrar durante toda la primera parte gracias, sobre todo, a su enorme acierto ofensivo. Los de David Pisonero supieron leer muy bien la defensa del Quabit Guadalajara y con mucha continuidad el Recoletas fue sumando goles con facilidad (17-12, minuto 25). Dani Pérez y Adrián Fernández, con 4 goles cada uno, fueron protagonistas en estos primeros minutos. Al final, los gladiadores azules se fueron hasta los 21 goles en el descanso y mantuvieron su ventaja (21-15).

En la segunda parte, la mayor fortaleza física del Recoletas fue determinante. Su defensa, dura, muy activa y a un nivel casi de competición, desarboló al Quabit Guadalajara y la ventaja a su favor se prolongó (27-22, minuto 43). No cejó el Recoletas con su fuerte ritmo y su ventaja fue aumentando (32-25 minuto 48).

Además, a la gran defensa se sumó la actuación de César Pérez en esta segunda mitad (11 paradas) y la ventaja alcanzó su mayor diferencia a favor de los locales (35-25, minuto 51). El Quabit Guadalajara contó bajo palos con Barkhordari en la segunda mitad, que también estuvo a gran altura, pero no pudo frenar el fuerte ritmo impuesto por los vallisoletanos. Solo en los minutos finales la ventaja se quedaría en siete goles (37-30).

FICHA TÉCNICA

Recoletas Atlético Valladolid (37): Diego Camino (2), Nico López (1), Dani Pérez (5), Adrián Fernández (7, 3p), Rubén Río (3), Carlos Calle (portero), Arthur Patrianova (2), César Pérez (portero), Álvaro Martínez (4), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez (-), Robin Dourte (-), Jorge Serrano (1), Miguel Camino (5), Manu García (3), Víctor Rodríguez (4).

Quabit Guadalajara (30): Saeid Barkhordari (portero), Kostadin Petrov (-), Antonio Serradilla (2), Chema Márquez (2, 1p), Víctor Montoya (-), Arthur de Souza (4), Alberto Sanz (3), Pedro Fuentes (-), Iñigo Barricart (-), Ignacio Moya (3, 1p), Jaime Gallardo (4), Pablo Paredes (-), Jorge Romanillos (-), Francisco Javier Bodí (3), Dariel García (-), Daniel Santamaría (portero), Jesús Arribas (1).

Parciales: 4-1, 6-3, 10-7, 13-10, 17-12, 21-15 -descanso- 22-19, 25-20, 30-24, 33-25, 35-27, 37-30

Árbitros: Luis Colmenero y Víctor Rollán. Excluyeron dos minutos a Dariel García (22’), Arthur Patrianova (38’), Romanillos (54’)

Pabellón: Antonio Garnacho (Arroyo de la Encomienda - Valladolid). V Torneo Diputación Alimentos de Valladolid, 450 espectadores.

 

David Pisonero, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, dijo tras el encuentro: “Ha sido un partido competido, con bajas por ambos bandos, y muchas pruebas. No se pueden sacar muchas conclusiones, pero sí se ha notado los partidos de rodaje de Francia, de un torneo super exigente físicamente”.

“Estoy contento con las sensaciones que ha transmitido el equipo, con la intensidad de juego, que ha sido muy alta. Me gusta el balonmano agresivo, llevar la iniciativa atrás y adelante, no me gusta la monotonía. Si podemos tener 14 jugadores en la rotación, mejor. Eso implica partidos de 37 goles, pero a ver quién puede llevar ritmo tan grande, quién puede aguantar. Quiero un juego donde muchos jugadores participan y no decaiga el ritmo”.