El Recoletas Atlético Valladolid concluirá mañana viernes otro pico de actividad frenética disputando su tercer partido en siete días. Los gladiadores azules visitan El Sargal (J15) para medirse al Incarlopsa Cuenca (20:00 horas, CMM, La8 CyL Valladolid y LaLiga Sports TV), un equipo que le pisa los talones en la Liga Sacyr Asobal ya que tras su convincente victoria de ayer (23-32) en choque aplazado (J8) en la pista del Fertiberia Puerto Sagunto, ha ascendido hasta la quinta plaza con 15 puntos en 12 encuentros disputados, los mismos choques que los de Pisonero, que son cuartos con 16.

Con dos puntos obtenidos por el Recoletas en su doble cita como anfitrión en Huerta del Rey, primero remontando a Ángel Ximénez Puente Genil (29-28) y después compitiendo hasta el final ante el segundo Bidasoa Irún (32-34, aplazado J10), los pucelanos buscarán intentar aumentar su bagaje a domicilio (6 puntos habiendo ganado en Puerto Sagunto, Huesca y Sinfín) y de este modo seguir anclados en la zona alta de la competición.

Será un exigente reto para el Recoletas Atlético Valladolid, que sin embargo ya sabe lo que es superar la presión con público del Pabellón El Sargal, donde venció en la temporada 2018-19, 33-34, aunque había caído en sus dos visitas anteriores, 28-24 la 16-17, y 25-22 la 17-18. Su oponente, entrenado por Lidio Jiménez, cuenta con una plantilla de buen nivel con seis argentinos, entre los que se encuentran los recuperados Maciel (37% de efectividad en portería) y el lateral Simonet (3,5 goles de media), destacando el brazo del lateral izquierdo Thiago Ponciano, jugador brasileño que es 5º anotador Asobal con 59 tantos, casi 5 media, y que ayer le hizo 6 a Fertiberia, y que junto al pivote italo-argentino Martín Doldan (3,25 goles de media y un 76% de efectividad) está siendo su referencia ofensiva.

El Recoletas tendrá nuevamente que sobreponerse al cansancio acumulado y desgaste físico después de la intensa reincorporación a la actividad tras la cuarentena, así como a las bajas, lo que mermará especialmente su capacidad defensiva. En ataque, el equipo se ha basado en el dúo Fernández-Serrano, el central promedia 8 goles en los últimos 3 partidos, mientras que el extremo derecho sigue comandando la tabla Asobal con 76 tantos en 12 encuentros.

Pero para el difícil reto en tierras castellanomanchegas se necesitará el apoyo extra del capitán Diego Camino y un nuevo paso adelante de otros jugadores como el pivote Ugarte o Miguel Camino y Dani Pérez en los extremos.

Precisamente en la previa de hoy, el entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, David Pisonero, ha calificado al Incarlopsa Cuenca como un equipo “que no se nos da tradicionalmente bien, muy complicado y un hueso duro de roer en su cancha”. El entrenador del Recoletas se ha mostrado preocupado por el estado de su plantilla, ”vamos a ver como podemos competir y en que estado llegamos por la acumulación de partidos y porque además tenemos dudas ya que estamos entrenando sin Nico López y sin Álvaro Martínez por precaución, Roberto Turrado a un 99% no lo tendremos, Diego Camino espero que no acuse el esfuerzo titánico de Bidasoa y a Víctor Rodríguez todavía le queda un margen para poder meterse ya que físicamente le ha castigado la inactividad y hay que tener paciencia” advirtió.

Sobre las claves de la cita de mañana, Pisonero enfatizó la importancia de “llegar con opciones al final del partido donde somos peligrosos, pero si recibimos un parcial letal o tenemos un mal inicio lo pagaremos como ante Bidasoa. Cuenca seguramente también lo acusará porque ha jugado ayer miércoles, pero mis reservas son Pablo, Alejandro… (juveniles) que no están aún para dar una segunda rotación”, comentó, al tiempo que confirmó que por las ausencias Alejandro Pisonero casi seguro viaje con la expedición, al que acompañará como mínimo un zurdo de entre el resto de juveniles.

En cuanto al rival, el técnico del Recoletas resaltó que les puede hacer daño su tipo de defensa, “de Cuenca destaco su sistema defensivo con Ponciano y Bulzamini en el centro, Vainstein en la derecha, Carlos Fernández, Moscariello también en el centro, que les proporciona goles rápidos, y me preocupa que tengamos un bajón físico o que no seamos capaces de frenar la sangría tras pérdida de balón. En ataque la llegada de Pizarro les da otro tipo de juego que no tenían pero donde nos pueden hacer más daño es en las acciones directas de Ponciano y Simonet”, analizó Pisonero.

Fotos web: César Minguela