El Recoletas Atlético Valladolid afronta una nueva ocasión para sumar puntos, esta vez en la cancha del Bada Huesca. El partido se disputará el domingo a partir de las 12:15 (J18) en el Palacio Municipal de Deportes de la capital oscense y no será televisado. La expedición del Recoletas tiene previsto entrenar mañana sábado por la mañana en Huerta del Rey y posteriormente desplazarse hasta Huesca, donde pernoctarán.

Los pucelanos (15º con 12 puntos) vencieron a los aragoneses en la primera vuelta en Huerta del Rey, 28-25, en un competido choque marcado por las bajas en el banquillo y jugadores del Recoletas. El conjunto castellanoleonés se enfrentará ahora a un rival que disputará su tercer encuentro en seis días, después de haber superado la cuarentena por covid-19. Tras quedar apeados de la Copa del Rey el martes al perder en Cangas, 33-31, y la derrota de ayer jueves en choque aplazado de liga ante Bidasoa en Irún, 31-26, los pupilos de José Francisco Nolasco rematarán su cargada semana jugando ante el Recoletas, que llega muy necesitado después de caer a puestos de descenso por su derrota en Puente Genil, 28-23.

El técnico del Recoletas, David Pisonero, tiene por fin una buena noticia en el terreno médico y tendrá a su disposición para el domingo al central juvenil Alejandro Pisonero, tras siete meses de proceso de recuperación de su lesión de rodilla, aunque seguirá sin poder contar con Diego Camino y mantiene las serias dudas por problemas físicos de Borja Méndez, Tarcisio Freitas y Mauricio Basualdo.

El Bada Huesca (12º con 13 puntos) con dos partidos de Liga Sacyr Asobal aún aplazados ante Fraikin Granollers y Bathco Torrelavega, tan solo aventaja en un punto en la clasificación a los gladiadores azules, así que todo lo que sea puntuar en feudo aragonés, dejaría al cuadro de Pisonero con el golaverage a favor ante un oponente directo a día de hoy.

El conjunto oscense tiene en el extremo brasileño Rudolph Hackbarth a su mejor artillero con 5,5 goles por encuentro (8º en tantos anotados totales en liga, 82) y presenta un balance de 8 puntos de 10 posibles ante el Recoletas en el histórico de enfrentamientos entre ambos como local en Asobal, si bien el Recoletas ganó el pasado curso con brillantez, 25-35.

David Pisonero, informaba en primer lugar sobre el estado físico de su equipo en la rueda de prensa previa celebrada hoy viernes en Huerta del Rey, “está en duda la convocatoria de Borja Méndez, que lleva 11 días encerrado con covid, Mauricio Basualdo, que vino con lesión muscular de Puente Genil, y de Tarcisio Freitas, que está en periodo de introducción tras su contractura en Pamplona y lleva entrenando los dos últimos días”, indicó el entrenador pucelano.

El preparador del Recoletas señaló sobre el choque en Huesca que “es de los partidos fuera de casa que tenemos que competir y dar el ciento veinte por cien, tenemos que desfondarnos y vaciarnos y traernos los puntos si es posible. Vamos con mucha ilusión y ambición y creo que estamos trabajando muy bien, con el equipo muy junto y solidario y con ganas de crecer”, subrayó Pisonero.

El técnico vallisoletano destacaba asimismo los puntos fuertes de su rival, “Huesca está en un sitio que no le corresponde por plantilla y objetivos, pero dado como está la Asobal escalar no es sencillo, por lo que los puntos en partidos directos valen aún más. Tienen jugadores de muchísima calidad y a eso hay que sumar el fichaje de Pere Arnau que les da más versatilidad en ataque. Han recuperado a Alejandro Marcelo, Sergio Pérez es uno de los jugadores que más impulso ha dado además del buen hacer de Joao Pinto y Asier Nieto en primera línea. Si a ello le sumas la fuente anotadora de Montoya, que es uno de los pivotes más difíciles de defender en la línea, pues te da a entender la empresa que vamos a tener en Huesca”, explicó Pisonero.

Foto web: César Minguela