El Recoletas Atlético Valladolid ha iniciado las visitas que le llevarán a las sedes de varios integrantes de su grupo de esponsors en esta temporada 2022-23 y lo hizo acudiendo a la tienda que la empresa de alimentación Pantaleón Muñoz posee en un emplazamiento cercano al centro de la capital pucelana, como es el número 6 de la Calle Don Sancho.

La vicepresidenta del Recoletas Ana Solana, junto a los jugadores Manu García, Robert Rosell y Borja Méndez, acudieron a la cita con el patrocinador al que agradecieron su apoyo y colaboración en este curso, que ha ido destinada fundamentalmente al catering del palco de Huerta del Rey para los partidos y a uno de los equipos alevín masculino de la cantera. Asimismo, se aprovechó este acto para obsequiar con una camiseta de juego con el logo de Pantaleón Muñoz a Víctor Manuel Muñoz, gerente y cabeza visible de la firma.

En este establecimiento, inaugurado recientemente en 2021, la representación del Recoletas pudo comprobar la calidad y variedad de productos que comercializa Pantaleón Muñoz, firma que también posee otras dos tiendas en Valladolid, situadas en las calles San Blas, 2 y Juan de Juni, 3.

Pantaleón Muñoz es un comercio centenario cuya actividad se inicia en 1882, especializado en la venta y distribución de artículos exclusivos de alimentación selecta, gourmets y delicatessen. Se trata de una empresa familiar, que desde 2001 regenta Víctor Manuel Muñoz, bisnieto del fundador, y que fue el encargado de recibir a la representación del Recoletas en su visita.

Entre las especialidades que se pueden comprar en Pantaleón Muñoz se encuentran las de Ébano Viñedos y Bodegas y Clauval Artesanos, entidades que también tienen acuerdos de patrocinio con el Recoletas, así como otros productos de alta calidad típicos de nuestra tierra de la marca Alimentos de Valladolid como aceite de oliva, quesos o vino, junto a mermeladas, foie, embutidos o frutos secos.

Para concluir, destacar que Pantaleón Muñoz ha ido recibiendo en su dilatada trayectoria numerosos reconocimientos y distinciones tanto por parte del Ayuntamiento de la capital pucelana como de la Cámara de Valladolid, debido a su tradición e historia como emblema del comercio vallisoletano y a la calidad superior de su oferta y buen trato hacia el cliente.