El Recoletas Atlético Valladolid se topó con Hombrados en su derrota ante el Quabit Guadalajara (25-22) en el partido de la jornada 12ª de Liga ASOBAL disputado hoy en la pista del equipo castellano-manchego. El veterano guardameta fue determinante en el final de la primera parte, cuando los locales lograron escaparse y obtener una amplia ventaja que el Recoletas ya no pudo reducir en la segunda parte.

La falta de gol y los errores en lanzamientos condenaron al Recoletas Atlético Valladolid en un partido, a priori igualado en juego, pero que Hombrados se encargó de romper con sus intervenciones. Guadalajara supo primero frenar las principales armas del Recoletas y además exprimió a su mejor jugador, que hizo mucho daño a los vallisoletanos antes del descanso, con paradas clave que permitieron a los locales lograr una renta de 7 goles (17-10).

En la segunda mitad, los de Óscar Ollero mejoraron en defensa, con un gran César Pérez en portería, siguieron con momentos de atasco ofensivos y lucharon sin descanso para remontar. Pero la diferencia, que llegó a ser de 8 goles a favor del Guadalajara, fue demasiado lastre.

La derrota deja a los gladiadores azules sin la tranquilidad deseada en la clasificación y convierte el próximo encuentro del equipo, miércoles 4 diciembre ante el Fertiberia Puerto Sagunto, en un choque vital en la lucha por escapar de la zona de descenso.

HOMBRADOS MARCA LA DIFERENCIA

Al Recoletas Atlético Valladolid plantó cara en el inicio ante un rival directo, con un estilo de juego similar pero que tiene en su plantilla con uno de los mejores jugadores de la Liga, el portero José Javier Hombrados. La actuación del veterano guardameta fue determinante en el desarrollo del encuentro.

Los de Óscar Ollero estuvieron en partido, con más o menos brillantez, durante un comienzo igualado (6-6, minuto 10) en el que los vallisoletanos anotaban con fluidez y mantenían el pulso a un Guadalajara que salió con muchas ganas. Sin embargo, un parcial de 3-0 (9-6, minuto 13) obligó al técnico del Recoletas a pedir su primer tiempo muerto y reorganizar a los suyos en defensa, evitando pérdidas y mejorando el ataque. Pero no tuvo en cuenta la presencia de Hombrados, factor desequilibrante en los minutos finales de la primera mitad. 

El portero del Quabit Guadalajara fue, poco a poco, destruyendo con sus paradas la confianza de los gladiadores azules. En los 10 minutos finales Hombrados sumó 6 paradas decisivas (11 en total) ante lanzamientos claros del Recoletas y la diferencia para los locales fue ampliándose (13-8, minuto 23). Los vallisoletanos perdieron convicción y el Quabit Guadalajara aprovechó este momento de debilidad para escaparse aún más al descanso (17-10).

El Recoletas salió a la pista en la segunda parte con otro espíritu y más acertado. Seis paradas de César Pérez permitieron a los visitantes escapar de su peor marcador en contra en el partido (18-10, minuto 33) para acercarse en el marcador (18-13, minuto 38) tras aprovechar muy bien la primera exclusión del Guadalajara.

Sin embargo, el Recoletas siguió con el mismo lastre ofensivo que en la primera parte, y eso que ya no estaba Hombrados en pista. Sus problemas para marcar dieron oxígeno a un rival, ahora más inseguro, que llegó al ecuador de la segunda mitad manteniendo sus 7 goles de ventaja (22-15, minuto 45). 

En ese momento los gladiadores azules despertaron. Y lo hicieron gracias a su defensa, que secó al Guadalajara durante los diez minutos finales. Destacó un gran César Pérez en la portería, y gracias al éxito atrás el Recoletas recuperó confianza y se metió de nuevo en el partido.

De ese 22-15 se pasó a un 24-21 en el minuto 57, pero la desventaja era enorme y aunque los gladiadores azules remaron con mucho esfuerzo no les quedó tiempo para la remontada. El Recoletas tuvo incluso balón para ponerse a dos goles, pero una exclusión de Robin Dourte, a falta de minuto y medio, terminó con la esperanza de los visitantes que cayeron definitivamente por 25-22.

FICHA TÉCNICA

Quabit Guadalajara (25): Saeid Barkhordari (portero, 5 paradas), Kostadin Petrov (-), Antonio Serradilla (5), Chema Márquez (1), Víctor Montoya (5, 2p), Arthur de Souza (1), Alberto Sanz (1), Pedro Fuentes (-), Iñigo Barricart (1), Ignacio Moya (3), Jaime Gallardo (2), Pablo Paredes (3), Jorge Romanillos (2), Francisco Javier Bodí (-), Dariel García (1), Jose Javier Hombrados (portero, 11 paradas)

Recoletas Atlético Valladolid (22): Diego Camino (3, 2p), Nico López (1), Roberto Turrado (-), Adrián Fernández (6, 3p), Arthur Patrianova (3), César Pérez (portero, 15 paradas), Álvaro Martínez (-), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez (2), Robin Dourte (-), Alberto Cepeda (portero), Miguel Camino (2), Manu García (4), Claudio Ramos (1), Diego Pérez (-), Víctor Rodríguez (-).

Parciales cada 5 minutos: 4-2, 6-5, 10-6, 11-8, 13-9, 17-10 -descanso- 18-10, 20-13, 22-15, 24-17, 24-19, 25-22 

Árbitros: José Manuel Iniesta y Alberto García. Excluyeron a Pablo Paredes (35’), Arthur de Souza (48’), Kostadin Petrov (54’), Robin Dourte (58’).

Pabellón: David Santamaría (Guadalajara). 12ª jornada de Liga Asobal. 2.000 espectadores

 

Declaraciones de Óscar Ollero, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, tras el partido: “No hemos entrado en partido en ningún momento. Estuvimos 50 minutos sin entrar y se fueron de 8 goles, de 7 en la primera partes, así es imposible remontar. Remar al final no da puntos, no sirve de nada. Hemos intentado muchas cosas para revertir la situación, cambio de defensas, ataque con 7, defensa 4-2… pero no se puede ganar con dos porteros rivales con 20 paradas. Hay que felicitar al Guadalajara por su partido, porque han hecho un partido muy completo y nos han jugado muy bien, sabiendo donde podían hacer daño, con muchos impartes en el lateral derecho y nos han robado muchos balones. La derrota es demérito nuestro por no estar acertados en ataque”.

 

Fotografías: Ivan Balkiz