El Recoletas Atlético Valladolid está de dulce y sigue aprovechando el gran momento de forma que atraviesa para sumar victorias muy importantes de cara a su futuro inmediato, que le permitan alcanzar cuanto antes el primer objetivo de la temporada que es asegurar la permanencia en la Liga Sacyr Asobal. 

Los gladiadores azules tras su meritoria victoria en La Albericia del pasado sábado (25-29), se han aupado a la segunda plaza de la clasificación Asobal con 12 puntos y un balance de 6-0-2. Seis triunfos que valen su peso en oro y que le mantienen hasta el momento imbatido en Huerta del Rey tras superar a Quabit Guadalajara, Frigoríficos Morrazo Cangas y BM Logroño La Rioja a lo que hay que sumar los otros tres conseguidos lejos de su pista en cinco salidas, que van a resultar un muy buen botín de cara a la parte dura del calendario. Los triunfos en Puerto Sagunto, Huesca y Santander ya suponen más que los conseguidos lejos de Huerta del Rey por el conjunto vallisoletano la pasada temporada 2019-20 (1), que fue cancelada tras la jornada 19, y también que la de su debut Asobal, 2016-17 (2).

En cuanto al segundo puesto que adorna al Recoletas Atlético Valladolid, decir que en las campañas anteriores en Asobal tras ocho jornadas celebradas, el equipo que actualmente dirige David Pisonero se encontraba sensiblemente por debajo en la tabla con 6 puntos en la 2019-20 y 2016-17, y 9 puntos en la 2018-19 y 2017-18. Para encontrar guarismos similares a los actuales habría que remontarse hasta las temporadas en División de Honor Plata cuando en la 2014-15 el conjunto de balonmano pucelano conseguía tras ocho jornadas disputadas el mismo registro que en la actualidad, 12, mientras que en la 15-16 el equipo se fue a los 15 puntos y estaba invicto con 7 triunfos y 1 empate.

En la anotación conjunta, destacar la mejoría del Recoletas Atlético Valladolid de cara a puerta en la presente temporada. Esta elevada productividad, también fruto de una excelente defensa y del buen trabajo en portería de César y Calle, le está viniendo muy bien a los jugadores y tres de ellos se encuentran asentados entre los cinco mejores goleadores de la competición.

Los gladiadores azules son el segundo mejor goleador de Asobal con 240 tantos, 30 de media por choque, y de este modo el extremo derecho Jorge Serrano (48 goles, 6 de media), el pivote Ander Ugarte (40, 5 por partido) y el lateral derecho Miguel Martínez (37, 4,63 de promedio) ocupan la 2ª, 3ª y 4ª posición respectivamente en la estadística individual solo superados por el central de Liberbank Cantabria Sinfín Ignacio Valles (51 goles en 8 partidos), aunque hay que tener en cuenta la asimetría de la presente Liga Sacyr Asobal atosigada por las suspensiones y aplazamientos derivados del Covid-19. Indicar además que la campaña pasada el mejor goleador del equipo tras 8 jornadas era Rubén Río con 36 tantos, estando por debajo de ellos.

Precisamente el tercer máximo artillero del Recoletas, Miguel Martínez, ha irrumpido con especial fuerza esta temporada. El lateral derecho vallisoletano asegura que tanto él como sus compañeros tienen margen de mejora, “lo hay tanto en ataque como en defensa, siempre podemos dar más y ajustar detalles de los partidos, en balonmano es muy complicado hacer un partido de 10 aunque es verdad que estamos a muy buen nivel”. Martínez resalta que la velocidad es un estilo que se adecua perfectamente al equipo, “llevamos siempre un alto ritmo de partido con muchas transiciones, nos metan gol o no tratamos siempre de salir al contraataque y lo ideal sería poder mantener este ritmo hasta final de temporada, pero habrá baches y esto será a veces como una ola, así que trataremos entre todos de complementarnos para que todo vaya lo mejor posible”, subraya.

Por último y a nivel individual, Martínez no piensa nada más que en el presente y en mejorar en cada entrenamiento, ya que gran parte de su progresión se la debe al resto de la plantilla y entrenadores. Pero de cara al futuro es consciente de que hay que tener ambición positiva y sabe que el seleccionador Jordi Ribera estuvo presenciando el último encuentro en Huerta del Rey ante BM Logroño La Rioja, “tengo aún mucho margen de mejora y miro más por el equipo así que me centro en el colectivo, tenemos que seguir esta línea, seguir bien en ataque y defensa, juntos y unidos para tratar de alcanzar los objetivos que nos hemos marcado. Es bonito que el seleccionador tome nota, pero no lo tengo en mente”, concluye.