El Recoletas Atlético Valladolid se quedó cerca de conseguir la victoria pero el Bidasoa Irún terminó imponiéndose (25-22) en el partido de vuelta de la tercera eliminatoria de la Copa del Rey. Una derrota que deja fuera de esta competición a los gladiadores azules y que, con este último partido, pone punto y final al año 2018 para los gladiadores azules. 

El Recoletas Atlético Valladolid tuvo que ir a remolque durante todo el encuentro después de un mal inicio en el que llegó a ponerse con una desventaja de 9 goles (13-4) en el minuto 20. Por suerte, los gladiadores azules supieron reinventarse y meterse de nuevo en la lucha por el triunfo y la eliminatoria. 

No en vano, ya antes del descanso los vallisoletanos se acercaron mucho al Bidasoa Irún (14-12), después de aumentar su nivel defensivo y mejorar ampliamente su acierto ofensivo, con ataques más controlados y certeros. Destacó en esos minutos Víctor Rodríguez, autor de 4 goles que sirvieron para minimizar el daño del comienzo.

La remontada parecía posible después de que el Recoletas igualará el marcador en el minuto 43 (17-17) con un gol de Gastón Mouriño. Fueron buenos minutos para los gladiadores azules, que volvían a tener confianza en su juego y que incluso dispusieron de varios balones para haberse puesto por delante. Sin embargo, el Bidasoa Irún mantuvo después una pequeña ventaja de entre dos y tres goles que le dieron aire tras la remontada visitante (21-18, minuto 48).

El choque entró en los diez minutos finales con ventaja irundarra y con un Recoletas Atlético Valladolid que no encontró la manera de reducir esa pequeña ventaja local (23-20, minuto 56). Los intentos postreros de los gladiadores azules fueron en vano y el triunfo y el pase de eliminatoria se quedó en Irún (25-22).

FICHA TÉCNICA

Bidasoa Irún (25): Rangel Luan Da Rosa (portero), Iñaki Cavero (4), Adrián Crowley (2), Mikel Zabala (1), Iñigo Aldaba (-), Kauldi Odriozola (1), Asier Satrustegui (-), Iker Serrano (5), Xoan Manuel Ledó (portero), Esteban Salinas (2), Paco Barthe (2), Sergio de la Salud (-), Leo Renaud (4), Jon Azkue (4), Thomas Tesoriere (-)

Recoletas Atlético Valladolid (22): Diego Camino (2), Nico López (1), Héctor González (2), Roberto Turrado (-), Dani Pérez (1), Adrián Fernández (2), Rubén Río (-), César Pérez (portero), Carlos Calle (portero, 1), Abel Serdio (4), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez (2), Gastón Mouriño (1), Miguel Camino (-), Manu García (1), Víctor Rodríguez (5).

Parciales cada 5 minutos: 3-2, 6-2, 9-3, 12-4, 13-7, 14-12 -descanso- 16-14, 17-16, 18-17, 21-18, 22-19, 25-22 

Árbitros: Sergio Rodríguez y Andrés Rosendo. Excluyeron a Miguel Camino (5’), Thomas Tesoriere (20’, 46’), Kauldi Odriozola (25’), Roberto Turrado (36’), Adrián Fernández (42’), Sergio de la Salud (47’), Paco Barthe (56’), Esteban Salinas (56’), Nico López (57’).

Pabellón: Pabellón Artaleku (Irún). Partido de vuelta de la 3ª eliminatoria de Copa del Rey.

 

David Pisonero, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, valoraba así el encuentro: “Hemos tenido un inicio bastante malo, en el que hemos ido a ir perdiendo por 13-4. Esto ha marcado la deriva del partido. Pero con todo y con eso el equipo se ha repuesto, el cambio táctico defensivo ha funcionado, hemos controlado más las situaciones de ataque, y después de estar cómodos y confirmar la remontada el partido se ha abierto y hemos tenido opciones”. 

“Quizá al final acusamos el cansancio que hicimos para remontar. Pero con todo eso hemos tenido opciones de ganar y clasificarnos. Nos queda lo positivo de las sensaciones de juego y defensivas, pero no podemos cometer estos errores de inicio”.

“Tuvimos hasta tres balones para ponernos por delante en el marcador. Pero luego en los últimos tres minutos el partido se ha roto, nos hemos tenido que abrir mucho, con situaciones de juego para encontrar opciones de lanzamiento, se ha jugado algo más loco, y ha sido una lotería”.