El Recoletas Atlético Valladolid cayó derrotado en Huerta del Rey ante el BM Logroño La Rioja (27-31), en un partido dominado por los visitantes durante muchos minutos gracias a su lanzamiento exterior pero que tuvo un tramo final emocionante en el que los gladiadores azules estuvieron cerca de remontar.

A los vallisoletanos les pesó mucho un mal primer tiempo en defensa, al descanso se marcharon con un 13-18 en contra, que se prolongó durante otros diez minutos más en la segunda parte (17-25). No estuvieron cómodos ante un rival con una excelente continuidad en ataque y un lanzamiento exterior demoledor liderado por Scott Junior (9 goles) e Imanol Garciandía (5 goles). Los de Pisonero no tuvieron capacidad de blocaje ni tampoco se arriesgaron con una defensa adelantada, lo que derivó en un lastre de goles que parecía ya insalvable.

El entrenador del Recoletas Atlético Valladolid sacó su as en la manga y ya con nada que perder se atrevió con una defensa 4-2 que cortocircuitó el fluido ataque del BM Logroño hasta ese momento. Los vallisoletanos fueron remontando (20-25 en el minuto 44) y se pusieron incluso a tres goles a falta de siete minutos (25-28). Brillaron Adrián Fernández (7 goles) y Abel Serdio (8). Pero la amplia diferencia y las paradas de Sergey Hernández jugaron en su contra. Al final, los gladiadores azules no pudieron remontar, aunque se marcharon con la cabeza alta tras haber competido hasta el final ante uno de los equipos más fuertes de la Asobal.

En la lucha por el control del ritmo fueron los visitantes los que se llevaron la primera victoria y a la postre el triunfo final. En el inicio los de Logroño defendieron muy fuerte y provocaron varios errores en el Recoletas Atlético Valladolid que terminaron en goles fáciles a la contra. Cuando los locales controlaron esto, los riojanos mostraron un lanzamiento exterior muy potente, que tuvo un gran acierto durante la primera parte gracias al francés Scott Junior (6 goles) y Garciandía (3). Los vallisoletanos sufrieron mucho para frenarlos y un día más echó de menos su defensa 5-1 con el ausente Miguel Camino de adelantado.

Así, pese a que Carlos Calle estaba muy acertado en la portería (8 paradas en la primera mitad) y que Abel Serdio tuvo balones en el pivote y también acierto (5 goles), el BM Logroño La Rioja fue poco a poco escapándose en el marcador. Del 2-5 del inicio se pasó a un 7-12 en el minuto 18 y luego a un 9-15 (minuto 22). Esos seis goles en contra comenzaron a pesar en los gladiadores azules, que veían como su rival no bajaba el pistón y aumentaba su confianza, sobre todo en defensa, con un Sergey Hernández que fue protagonista en la recta final. Al descanso se llegó con un 13-18 en contra para un Atlético Valladolid que iba apagándose.

Una doble superioridad del Atlético Valladolid en el inicio de la segunda parte no sirvió para recuperar su desventaja y el encuentro entró en una fase de equilibrio que no convenía a los locales (17-24, minuto 40). Sin embargo, un tiempo muerto de David Pisonero cambió totalmente el panorama del encuentro. Eso sí, instantes después los riojanos alcanzaron su máxima ventaja, 8 goles (17-25, minuto 42). 

Pisonero apostó primero por una defensa 5-1 y poco después por una 4-2 más arriesgada aún y con dos jugadores adelantados. Su objetivo era entorpecer la continuidad del BM Logroño con un hombre encima de su central, Balenciaga ,y de sus laterales, y su apuesta salió bien. El Atlético Valladolid volvió a recuperar la valentía y la confianza, y gracias a sus acciones defensivas, incluyendo un buen César Pérez bajo palos, pudo recuperar balones y enjugar su desventaja (20-25, minuto 44).

Adrián Fernández, Víctor Rodríguez, Abel Serdio, Diego Camino y Dani Pérez llevaron gran parte del peso ofensivo durante este tramo. Los vallisoletanos llegaron a ponerse a 3 goles  con 8 minutos por jugarse (25-28). Sin embargo, pese al cambio de cara total la diferencia era grande y la eficacia de cara a gol no acompañó. Sergey Hernández tuvo sus mejores momentos en este tramo final y evitó que el Atlético Valladolid llevara su remontada hasta el éxito.

Un gol de Dani Pérez a falta de cinco minutos aún daba opciones a los locales (27-30), pero en estos minutos no pudo anotar más goles y el BM Logroño recuperó de nuevo el control en ataque, con la presencia de Kukic y Del Arco, que dieron la pausa necesaria para que los visitante se llevaran la victoria (27-31). 

FICHA TÉCNICA

Recoletas Atlético Valladolid (27): Diego Camino (2, 2p), Nico López (-), Héctor González (-), Roberto Turrado (-), Dani Pérez (4), Adrián Fernández (7), Rubén Río (1), César Pérez (portero), Carlos Calle (portero), Abel Serdio (8), Álvaro Martínez (-), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez (1), Manu García (1), Víctor Rodríguez (3).

Siete inicial: Calle, Turrado, Dani Pérez, Río, Serdio, Manu García y Víctor.

BM Logroño La Rioja (31): Miguel Sánchez-Migallón (-), Vanja Ilic (6), Erik Balenciaga (1), Tomislav Kusan (3), James Edward Scott (9), Javi Muñoz (4), Balint Fekete (-), Tomás Moreira (1), Dariel García (-), Sergey Hernández (portero), Lazar Kuzic (1), Juan del Arco (1), Edu Cadarso (-), David Cadarso (-), Imanol Garciandía (5), Claudio Leandro Ramos (-), Javier Romeo (portero).

Siete inicial: Sergey Hernández, Ilic, Balenciaga, Kusan, Scott, Javier Muñoz, Garciandía.

Parciales cada 5 minutos: 2-5, 6-7, 7-10, 9-13, 11-16, 13-18 -descanso- 16-21, 17-23, 20-25, 23-28, 27-30, 27-31

Árbitros: Sebastián Fernández y Alberto Murillo. Excluyeron a Vanja Ilic (16’); Imanol Garciandía (29’, 50’), Tomás Moreira (31’), Adrián Fernández (34’), Javier Muñoz (35’), Miguel Sánchez-Migallón (57’).

Pabellón: Huerta del Rey (Valladolid). 23ª jornada de Liga Asobal. 2.018 espectadores.