El Recoletas Atlético Valladolid se mide este fin de semana al colista de la Liga Asobal, el Frigoríficos Morrazo (sábado 24 febrero, 18.30 horas). Un encuentro que se disputará en el pabellón de O Gatañal, en Cangas de Morrazo (Pontevedra) con dos rivales muy necesitados de puntos.

Los gladiadores azules de David Pisonero llegan a la cita tras cuatro derrotas consecutivas y buscan un triunfo tranquilizador que le permita mantenerse en mitad de la tabla. Por su parte, el Frigoríficos Morrazo, dirigido ahora por Magí Serra, es último clasificado con solo 6 puntos y necesita sumar para poder escapar del descenso.

El Recoletas Atlético Valladolid es undécimo con 15 puntos y acumula cuatro derrotas consecutivas en la Liga Asobal: Ademar León (30-28), BM Benidorm (21-20), BM Logroño La Rioja  (25-30) y Fraikin Granollers (30-31). Es la peor racha negativa de la historia del club vallisoletano, que ha coincidido con la llegada al banquillo del entrenador David Pisonero. 

El técnico, sin embargo, continúa con optimismo y sigue confiando en su equipo. “Anímicamente el equipo está bien, no tenemos ansia, estamos bien colocados en la tabla, no cómodos pero sin premuras, y la plantilla está trabajando bien”, dijo hoy. “Llevamos tres derrotas consecutivas este año, algo que entra dentro de lo normal. El objetivo era competir, y solo ante Logroño no pudimos competir, nos sacaron del partido, pero ante Benidorm y Granollers pudimos haber puntuado”, explicó el entrenador. 

“El calendario tan malo nos da la oportunidad de ganar fuera, y este es uno de los partidos en los que podemos optar a ganar”, comentó Pisonero. Pero Pisonero no cree que el de mañana ante Frigoríficos Morrazo sea el partido más decisivo. “Sigo mi plan de trabajo, de día a día para intentar acoplar al equipo a mi y yo al equipo. No es fácil, un cambio a mitad de temporada siempre genera dudas y hay una adaptación. El partido más importante siempre es el siguiente”, dijo.

Sin embargo, el entrenador del Recoletas Atlético Valladolid reconoce que necesitan puntuar en Cangas y que tienen que jugar con más pausa y tranquilidad: “Tenemos que puntuar. Todo se puede complicar porque no estamos salvados. Pero veo al equipo trabajar muy bien y duro, está unido, con ganas de empezar a puntuar, de que todo vaya rodado, y ansiosos porque el trabajo se vea recompensado. Pero es cierto que necesitamos pausarnos un poco más, en el último partido en los últimos minutos estuvimos ansiosos”.

En cuanto a las claves del choque, David Pisonero analizó: “Jugaremos con nuestras armas. Es un campo complicado, es un equipo experto, que lleva al límite los ataques, juegan tranquilos, esperando el final, rozando el pasivo. Pero la ansiedad esta de su lado, y nosotros tendremos nuestras bazas. En ataque se jugó bien ante Granollers y hay que afinar la defensa”.

En esa línea, David Pisonero reconoció que el equipo necesita mejorar en defensa: “A mí siempre me gustan los partidos con más defensa que ataque, y con el estilo rápido que tiene el equipo una buena defensa nos va a dar más, ya que necesitamos goles fáciles, correr y anotar”.

El equipo ha entrenado esta mañana y viaja esta tarde a Cangas de Morrazo. El Recoletas viaja con la plantilla al completo, incluido el portero César Pérez, que está tocado, con un esguince de tobillo. “Nada importante porque estará en condiciones de jugar”, dijo Pisonero. 

En el Frigoríficos Morrazo las sensaciones son similares aunque los gallegos están protagonizando una peor temporada. El técnico Magí Serra sustituyó en navidad a Víctor García Pillo tras ocho temporadas al frente del equipo gallego. Sin embargo, el conjunto de Cangas acumula seis derrotas consecutivas y el entrenador no ha encontrado la fórmula para escapar del descenso. “Está claro que ganar al Valladolid supondría un refuerzo anímico, ver que estamos en una buena línea", explicó ayer Serra. “Hemos de controlar la ansiedad que podamos tener y disfrutar", añadió. 

Sobre el partido comentó: “Somos dos equipos con ritmos similares y veremos quién tiene mayor eficacia, quién controla más el juego, y espero que el factor pista nos ayude a decantar el partido hacia nuestro lado”. 

Destaca la presencia del veterano guardameta Diego Moyano, tercer fichaje invernal del Frigoríficos del Morrazo tras los del técnico catalán Magi Serra y del lateral argentino Franco Gaviria. El portero llevaba desde junio de 2016 retirado y tiene 47 años, por lo que es el jugador más longevo en la Liga Asobal. 

Su máximo goleador es el lateral derecho croata Nikola Potic, con 85 goles, seguido por otro veterano como Jesús Soliño (54), el central David Chapela (54), el montenegrino Alen Muratovic (53), y el extremo Adrián Menduiña (52). “Sus laterales son buenos”, dijo hoy David Pisonero, “Alen Muratovic parece que tiene menos años, no es excesivamente táctico, va a la inspiración, pero hace jugar. Nikola Potic no necesita demasiado para anotar, es un lanzador que anota sin fabricar nada”.