El Recoletas Atlético Valladolid retoma sus constantes en la Liga Sacyr Asobal tras superar el reciente confinamiento por los tres casos de Covid-19 detectados en el equipo, enfrentándose este sábado a las 19:00 horas en Huerta del Rey (La8 CyL Valladolid + LaLiga Sports TV) al Liberbank Cantabria Sinfín. El choque se disputará con público, estando habilitado un 33% de aforo del pabellón, guardando las habituales medidas de seguridad para control y prevención del Covid-19.

Habrá que comprobar la respuesta física de los gladiadores azules tras cinco días de entrenamiento y anteriormente diez de cuarentena, con el hándicap de que no estarán al completo, ya que es baja segura Roberto Turrado y varios jugadores no llegarán al cien por cien, con lo que también entrará en la convocatoria alguno de los juveniles.

Los pucelanos reciben a un rival al que superaron en la complicada Albericia en la primera vuelta por 25-29, en el mejor momento de juego de la temporada del Recoletas. Ahora, el reto será más complicado aún y el resultado una incógnita debido a la falta de continuidad y ritmo de preparación y competición del Recoletas, tras los sucesivos parones de marzo por las ventanas para Copa del Rey y clasificatorios internacionales primero y la reciente cuarentena después.

Con un partido disputado menos que su rival y dos fechas que deberá recuperar en los meses de abril y mayo ante Quabit Guadalajara y Barça, respectivamente, el Recoletas afronta el compromiso del sábado en 11º lugar de la clasificación de la Liga Sacyr Asobal con 21 puntos totales, acumulando 3 de 12 en la 2ª vuelta, mientras que los cántabros son 13º con 14 y llegarán a Pucela muy necesitados tras sumar solo 3 puntos en 3 empates en sus 8 últimos compromisos. Además los precedentes no les sonríen, ya que el Recoletas les ha vencido en los tres compromisos celebrados en Huerta del Rey en Asobal hasta la fecha, el último de ellos la pasada campaña 2019-20, 29-23, y también en el único antecedente en División de Honor Plata, la campaña 2014-15, 33-30.

El entrenador del Recoletas, David Pisonero, analizaba así la importante cita de pasado mañana, “este nuevo parón nos supone iniciar de nuevo, habrá que improvisar y adaptar las circunstancias al estado de los jugadores ya que necesitamos cambios continuos porque no tenemos un equipo que ataque y defienda. En la ida fuimos en nuestro mejor momento allí siendo capaces de doblegarlos, pero es un equipo muy complicado con un juego muy directo y vertical y que explota sus grandísimos jugadores en el uno contra uno”, señaló el técnico del Recoletas.

Ofensivamente los pupilos del recientemente renovado Víctor Montesinos, se basan en el tridente que forman el central Ignacio Valles, que está igualado con el extremo del Recoletas, Jorge Serrano, en la tabla de máximo goleador de la Asobal sumando 136 dianas, el extremo argentino Ramiro Martínez (3,4 tantos por choque) y el lateral macedonio Darko Dimitrievski (3,8 goles de media). Pisonero daba más pistas sobre el potencial del oponente vallisoletano “nos exigirán un desgaste físico muy grande. Con Valles, Castro, Dimitrievski, Zungri y los desmarques de Herrero Lon tienen cubierto el ataque, son defensivamente muy duros y es un equipo que corre. Intentaremos responder a la expectativas siendo consecuentes con el estado del equipo e imprimir el ritmo de juego que nos sea más favorable”, explicó Pisonero en la rueda de prensa previa al partido.