El Atlético Valladolid cayó derrotado por 29-24 en su visita a Barcelona, donde se enfrentó a un filial que gozaba de siete goles de ventaja al descanso. Los pucelanos salieron con nuevos aires en la segunda mitad y lucharon por reducir la diferencia, llegando incluso a estar cerca.

La primera mitad del Valladolid fue muy mala. El filial azulgrana anotó en sus tres primeros ataques (3-0, min. 3) con demasiada facilidad. La defensa vallisoletana flaqueaba y César Pérez no respondía bajo los palos a pesar de lograr parar dos penaltis. Reaccionó el Valladolid con Dani Pérez y De la Rubia (7-4, min. 10) pero en defensa a los vallisoletanos les faltaba agresividad.

Los catalanes pusieron la directa con un parcial de 6-0 que le llevó por primera vez hasta los nueve goles de ventaja (13-4, min. 19). Nacho González dio entrada en ese momento a Rey Gutiérrez bajo los palos ante la evidencia de que no era el día de César Pérez. Los vallisoletanos despertaron en los últimos cinco minutos del primer tiempo con Hernández más fino en el lanzamiento y Lacasa anotando en el extremo para reducir la diferencia a siete goles al descanso (19-12)..

En la segunda parte se vio un Atlético Valladolid diferente ante la relajación inicial de los locales que se estrellaron ante la defensa 6:0 vallisoletanos y el mayor porcentaje de acierto de Gutiérrez bajo los palos. Hernández cogió la responsabilidad en ataque para reducir la diferencia a cuatro goles (20-16, min. 39). Tremp en los seis metros y Amigó daban oxígeno a los catalanes (23-17, min. 44) cuando más lo necesitaban. El Valladolid aprovechó una situación de superioridad para iniciar un parcial de 0-5 que le metía en la lucha por el triunfo (23-22, min. 51).

Un palmeo de Egea después de que Gutiérrez le parara un penalti puso nuevamente tres goles de diferencia en el marcador (25-22, min. 55). Dujshebaev acabó decidiendo el encuentro con dos goles consecutivos que dejaba el marcador en 27-23 con solo tres minutos por delante.

Vía Norte de Castilla