El entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, David Pisonero, afronta el encuentro de mañana ante el líder, el invicto FC Barcelona Lassa, con mucha ilusión y con ganas de “medirse a uno de los mejores equipos de balonmano del mundo”. Los gladiadores azules se enfrentan este sábado en Huerta del Rey al líder de la Liga Asobal, el FC Barcelona Lassa, un choque que se disputará en la pista vallisoletana a las 17.00 horas y que será televisado por Movistar+.

El reto deportivo es el más difícil de la temporada para la plantilla que dirige David Pisonero. El entrenador del Recoletas Atlético Valladolid reconoce que el objetivo “es competir y estar en partido todo lo que podamos resistir”. “Si nos reducimos a las estadísticas lo único que nos queda es disfrutar del partido”, añadió hoy en rueda de prensa. 

Sin embargo, el técnico quiere sacar cosas positivas de este enfrentamiento tan desigual a priori. “Nos viene muy bien para afianzar conceptos defensivos que estamos trabajando. Nos servirá para poner a prueba nuestro juego al máximo rendimiento. Podemos salir a la pista de muchas maneras pero nosotros hemos optado por ir a por el partido, pero con nuestras armas, para calibrar a qué nivel estamos. Nos exigirá la máxima prestación”, analizó Pisonero.

El rival, el FC Barcelona Lassa, ya se impuso en la primera vuelta de la competición al Recoletas Atlético Valladolid por 39-25 en el Palau Blaugrana. “He visto el partido de la primera vuelta, nos ganan por 14 incluso haciendo nosotros un buen partido pero es lo que pasa con este equipo, es un rival tan bueno que penaliza cualquier error tuyo rápidamente de forma brutal”, comentó el entrenador. “Los extremos son los más goleadores y peligrosos, pero esto quiere decir que su punto fuerte es la defensa, ante cualquier error en tu ataque permite a los extremos salir como auténticas flechas en contraataque”, comentó.

“Tienen puntos débiles e intentaremos explotarlos como podamos”, añadió David Pisonero. “Es cierto que individualmente dan miedo hombre por hombre y es un buen grupo, pero es deporte y seguro pasarán momentos difíciles durante el partido que intentaremos aprovechar”.

Así, a pesar del desequilibrio de juego, presupuesto y plantillas David Pisonero quiere afrontar este encuentro con optimismo y con ganas: “Es un partido estimulante porque jugamos contra lo mejor del mundo. Antes el mejor balonmano estaba aquí en la Asobal, ahora no tanto pero este FC Barcelona sigue perteneciendo a la elite del balonmano mundial, será difícil y, a la vez, ilusionante luchar contra ellos. El objetivo del club es volver a competir con ellos y volver a estar en ese momento en el que podamos de nuevo hacer daño al FC Barcelona, esa es la meta como club, hacer un equipo fuerte para ponérselo difícil”.