El Recoletas Atlético Valladolid sumó su cuarta derrota consecutiva en un encuentro ante el Fraikin BM Granollers muy intenso, igualado y que se decidió por pequeños detalles. La derrota (30-31) deja un sabor amargo en los gladiadores azules ya que fueron dominadores del marcador durante todo el encuentro salvo en el último minuto.

Los detalles fueron determinantes. A pesar de la gran defensa vallisoletana de la segunda parte, los errores en lanzamientos y algunas pérdidas, justo cuando el Recoletas dominaba el marcador en la segunda mitad por dos goles, evitaron que se escaparan de forma definitiva. También las exclusiones fueron un tormento para los locales. Seis sufrieron los de Pisonero y solo una el BM Granollers, una situación que cortó en dos ocasiones el despegue vallisoletano.

Así, pese a la mejoría general del Recoletas esos momentos clave fueron, a la postre, los causantes de esta cuarta derrota consecutiva de los vallisoletanos en la Liga Asobal, que merecieron mucho más en un encuentro repleto de tensión, igualdad, mucho ritmo y muchos goles.

No pudo frenar el Recoletas al campeón de Europa, Adria Figueras, en los primeros minutos del choque. El pivote anotó los cinco primero goles de Granollers y 8 en la primera parte, aglutinando el juego ofensivo del conjunto visitante. Los gladiadores azules estuvieron más pendientes del lanzamiento exterior de Bernatonis. Pero a pesar de esa grieta y de varios errores iniciales en ataque, mantuvieron igualado el marcador en el inicio (6-6, minuto 9).

Los locales mejoraron en defensa y subieron aún más el ritmo de un partido con ataques muy rápidos. Los porteros apenas pudieron hacer mucho en esta primera parte plagada de lanzamientos y goles. Pisonero apostó por César Pérez en la primera mitad pero el guardameta no tuvo su día. Tampoco Bombom Almeida estuvo acertado en su portería.

El Recoletas se puso por delante (8-6, minuto 12), y siguió así hasta el final de la primera parte, incluso superando una inferioridad y un tramo en el que despertó Rolandas Bernatonis, el máximo goleador de Granollers. Los de David Pisonero llegaron a tener cuatro goles de ventaja (12-8, minuto 16) que fueron poco a poco recortados por los catalanes para llegar al descanso con un igualado 18-17. 

La segunda parte cambió completamente. Fue entonces cuando la defensa del Recoletas Atlético Valladolid apretó con más intensidad y los locales cortaron el ritmo anotador del Granollers. Así, los de Pisonero mantuvieron una ventaja de 3 goles hasta el minuto 42 (24-21), fundamentada en esa mejoría defensiva.

Sin embargo, dos exclusiones seguidas a Fernando Hernández y Abel Serdio, muy discutidas por la afición, permitió al conjunto remontar y empatar un partido que se caldeaba cada vez más con defensas muy duras (24-24, minuto 45). 

Pero la dinámica del Atlético Valladolid era ascendente. No perdió concentración y se mantuvo firme en defensa, por lo que volvió a recuperar esa ligera ventaja de uno y dos goles que le llevó al minuto 53 con un marcador de 29-27. Tuvo varios balones para ponerse con tres goles de ventaja, pero los lanzamientos errados y alguna pérdida lo impidieron.

Fue este un momento clave porque otra exclusión en contra, esta vez de Víctor Rodríguez, acercó al Fraikin Granollers (30-30, 58’) . Otra pérdida de balón en un pase le dio el balón a Granollers con un minuto por jugarse. En un buen ataque, con continuidad, Ian Tarrafeta anotó el 30-31 y dejó a los vallisoletanos con 37 segundos para un último ataque. Diego Camino erró el postrero lanzamiento y el Recoletas sumó una nueva derrota.

FICHA TÉCNICA

Recoletas Atlético Valladolid (30): César Pérez (portero), Adrián Fernández (3), Fernando Hernández (4, 1p), Rubén Río (2), Abel Serdio (3), Gonzalo Viscovich (1), Víctor Rodríguez (7) -siete inicial- Javi Díaz (portero), Alex Garza (2), Roberto Turrado (-), Jorge Serrano (1), Miguel Camino (1), Héctor González (-), Diego Camino (3, 2p), Nico López (-), Roberto Pérez (3).

Fraikin Granollers (31): Bombom Almeida (portero, 1), Álvaro Cabanas (2, 1p), Marc García (-), Álvaro Ferrer (-), Adria Figueras (9), David Resina (7), Jorge Da Silva (-) -siete inicial-Rolandas Bernatonis (3), Gonzalo Porras (1), Edgar Pérez (-), Pau Navarro (-), Marc Cañellas (1), Mamadou Gassama (-), Rakocija Vukasin (-), Alejandro Márquez (4), Ian Tarrafeta (3), Marc Guardia (portero)

Parciales cada 5 minutos: 2-4, 6-6, 10-8, 14-12, 16-15, 18-17 -descanso- 21-18, 23-20, 24-23, 27-25, 30-28, 30-31

Árbitros: Sergio Rodríguez y Andrés Rosendo López. Excluyeron a Alex Garza (12’), Rolandas Bernatonis (26’), Rubén Rio (32’), Víctor Rodríguez (37’, 54’), Fernando Hernández (42’), Abel Serdio (43’).

Pabellón: Huerta del Rey (Valladolid). 18ª jornada de Liga Asobal. 2.032 espectadores. 

DECLARACIONES POST PARTIDO DAVID PISONERO

El entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, David Pisonero, analizó así el encuentro: “Estuvimos hoy bien en ataque, aunque en defensa nos costó ajustar la situación del pivote en la primera parte, ya que estuvimos más pendientes de Bernatonis. Llevamos el partido donde queríamos, jugando con más continuidad, con los extremos lanzando, creo que hicimos una de las mejores mitades de lo que llevamos. Pero nos anotaron muchos goles, 17 en contra”. 

“En la segunda fue lo contrario. Ajustamos la defensa y el rival tuvo que jugar con los pequeños, la gente estuvo intenso en defensa, tuvimos contraataques. Pero nosotros en ataque no fuimos capaces de generar juego hacia fuera, siempre hacia dentro, y ahí nos mataban por su fortaleza defensiva. No pudimos conectar con el pivote”.

“Creo que llevamos la iniciativa del partido y la victoria del rival fue un premio excesivo”, comentó Pisonero que no quiso valorar la actuación arbitral. “Las seis exclusiones son demasiadas, rigurosas, en el limite”, comentó.

“El momento clave llegó cuando pudimos irnos a cuatro y no lo conseguimos. Nos precipitamos, quizá fue el cansancio, aunque hicimos muchas rotaciones en primera línea, pero hubo demasiados unos contra uno ya que se cerraron mucho. Buscamos más continuidad, más abiertas, pero al final del partido no tuvimos esa continuidad. 

“Veo mucha ansiedad en el ambiente, y es algo que no queremos transmitir al equipo, porque trabajamos bien, día a día, veo mejoras, y hemos merecido premio. Seguiremos trabajando, con humildad, para intentar mejorar y que la plantilla vuelva a tener confianza y tranquilidad para el próximo encuentro”.